10 Últimos Artículos

La Anchoveta Peruana (Engraulis Ringens, o según la FAO, Peruvian anchovy, Taxonomic Code: 1210600208) es una especie pelágica que vive en cardúmenes en áreas que pueden estar entre 36 Km. y 180 Km. de distancia de nuestras costas y se alimenta de zooplankton. Es una especie de aguas superficiales frías, es decir no se las encuentra pegada a las costas, menos en las playas, ni tampoco en aguas profundas.

Anchoveta Peruana

Los cardúmenes de anchovetas se desplazan en aguas superficiales de hasta 50 metros de profundidad en el día y suben en la noche. Se las encuentra entre los 03°30′ Sur y los 37°00 Sur. En este espacio hay dos grandes zonas donde se encuentran anchovetas, la franja norte-centro del Perú que es la más importante y la franja del sur del Perú-norte de Chile que es menos poblada. Las aguas en las que vive la anchoveta debe tener entre 15 y 21 grados de temperatura y la salinidad debe encontrarse entre los 34,5 y 35,1 UPS. Es decir para que la anchoveta viva y se reproduzca normalmente, debe tener a su disposición alimento, aguas con temperatura adecuada y salinidad moderada a la profundidad normal para ellas. Cuando las aguas superficiales se calientan, las anchovetas se profundizan hasta cierto límite, porque con la profundidad la salinidad aumenta y también escasea el plankton. Por esa razón, si ocurre algún cambio climático, los cardúmenes se desplazan buscando el hábitat adecuado. Si como ocurrió en 1971, el Fenómeno del Niño es severo recalentando las aguas de nuestro litoral, los cardúmenes bajan y se alejan, pero como consecuencia de ese desplazamiento, la población disminuye debido a que en ningún otro lugar van a encontrar las condiciones ideales para vivir y reproducirse.

Las anchovetas se alimentan del abundante plankton existente en nuestra costa, que es producto de la Corriente Peruana, como no existe ni en abundancia ni calidad en ninguna otra parte del mundo. Durante la primavera y el verano normales, la anchoveta se encuentra dentro de una franja costera hasta las 20-30 millas (36-54 Km.) de la costa; en el otoño e invierno llega a desplazarse hasta las 80 millas (144 Km.), y en algunas ocasiones, más allá de las 100 millas (180 Km.) de la costa.

La anchoveta se reproduce todo el año, pero especialmente entre julio y setiembre y en menor proporción durante los meses de febrero y marzo. A los seis meses alcanza el tamaño de 8 cm., 10,5 cm. al año de edad y 12 cm. al año y medio. Vive unos 3 años alcanzando unos 20 cm. de longitud.

Dentro de la cadena alimenticia, la anchoveta se alimenta exclusivamente de plankton pero sirve de alimento a peces mayores pelágicos como el bonito, pingüinos, lobos marinos, aves marinas etc. Pero todos los peces mayores no comen anchoveta como los conocidos pescados de peña, el loro, pintadilla, el tramboyo, la chita, el chino o el cherlo.

En 1971 nuestro país alcanzó el record de pesca mundial con la captura de 13.059.900 de toneladas de anchoveta, pero a partir de ese año la producción declinó debido, tanto al exceso de pesca como al Fenómeno del Niño que en el año 1971 fue el más severo del siglo. La declinación de la pesca, por el mal manejo político de las vedas y la consiguiente sobrepesca, causó grandes pérdidas a la industria y el gobierno de Velasco Alvarado le dio el golpe de gracia estatizando la industria. A partir de entonces declinó la industria pesquera, la anchoveta se hizo escasa dando paso a otras especies pelágicas como la Sardina (Sardinops sagax sagax) el jurel (Trachurus picturatus) y la Caballa (Scomber japonicus). En la década de los 80 la población de anchoveta se recuperó, pero la pujante industria pesquera peruana no se recuperó más, siendo lo que es hoy, importante en el mundo, pero que no se compara en nada, a lo que fue en la década de los años 60.

Desde los años 60, la anchoveta se ha utilizado únicamente como materia prima para la fabricación de harina, pero antes fue consumida como alimento fresco. En los barrios de Lima hasta fines de los años 50 solían aparecer todos los días los vendedores de pescado ofreciendo unos, “¡Choros, lornas, hueveeeeras…!” o “¡Lisa, cojinova, coorviiina!” y otros exclusivamente voceaban “¡Anchoveeetaaa!”. La gente pues, comía anchoveta por su bajo precio y gran contenido proteínico. El contenido de grasas y proteínas de la anchoveta no se compara con el de muchos alimentos que la gente consume por mera costumbre. En su descargo se puede decir que el fuerte sabor y el color de la carne de la anchoveta hacen que las personas no la prefieran frente a otros pescados más magros y de carnes blancas. Lo que terminó con el consumo humano de la anchoveta, no fue la industria de la harina de pescado, al menos no directamente. Lo que ocurrió es que las principales ciudades de la costa del Perú fueron cubiertas con una nube de humo procedente de las fábricas de harina, que dejaban un omnipresente olor nauseabundo y eso terminó por hacer que la anchoveta se convirtiera en un producto casi repulsivo.

Haciendo una comparación, lo contrario ocurrió con.la pota antes de los años 70. Nunca la pota fue un producto presente en al mesa. al menos en Lima. Normalmente los pescadores la regresaban al mar cuando caía en las redes, porque nadie la quería. Durante el gobierno de Velasco, para paliar los problemas alimenticios ocasionados por El Niño, practicamente comenzaron a regalar la pota en las barriadas. ¡Hoy se vende en los supermercados!

La harina de anchoveta, como alimento humano, tiene un gran rival en la harina de soya, porque la de anchoveta tiene un sabor y olor muy fuerte y además contiene algunos elementos que son alérgenos. Sin embargo para otros usos, como la alimentación animal, no tiene rival.

Como producto de exportación para consumo humano, en los años 60 y 70 la anchoveta peruana no podía competir con la europea debido a que nuestra anchoveta les parecía “muy fuerte”. La anchoa o boquerón europeo es un pescado magro comparado con nuestra anchoveta. Sin embargo comparativamente la anchoveta peruana contiene más nutrientes y grasas no saturadas o “grasas buenas” como el Omega-3 y el Omega-6, que las otras especies similares, razón más que suficiente para consumirla. Como en la actualidad hay escasez de anchoas en Europa puede ser una ventaja que hay que aprovechar. Actualmente hay una campaña para que la anchoveta regrese a nuestras mesas, como alimento fresco o enlatado, lo que está muy bien, pero esperemos que no sea sólo un motivo para que nuestros políticos trasnochados se saquen la foto, cosa que no sería raro, conociéndolos, como los conocemos.


Instituto del Mar del Perú – Anchoveta”

Fao – Species Fact Sheet

Archivado en: Industria


subway
Mucho se habla sobre lo que le conviene a Lima, que si buses de alta capacidad, que si metro subterráneo, que si tren de superficie y muchas otras ideas más. La mejor solución para una ciudad, es el tren subterráneo porque evita la contaminación, descongestiona la ciudad y es veloz. En cualquier metrópoli con tren subterráneo el aspecto de lo que era antes y después de construido es impactante. Esa diferencia sólo se recuerda cuando por alguna razón el metro suspende el servicio y los miles de personas que normalmente circulan bajo tierra, afloran a la superficie. Pero efectivamente, construir un tren subterráneo es muy caro y demoran mucho tiempo en ejecutarse las obras que involucran redes de agua, electricidad, teléfonos etc.

Los buses de alta capacidad no resuelven completamente el problema principal porque no descongestionan las calles, contaminan el ambiente porque queman combustible a menos que fueran buses eléctricos (trolebuses) lo que nos llevaría a contrastarlo con el tren. En todo caso el bus de alta capacidad, por ser lento, no es conveniente en una ciudad tan grande como Lima, a menos que primero se descongestionara el tráfico con vias elevadas y dieran servicios sin paradas cortas. En caso contrario, me imagino lo que duraría un viaje desde El Callao hasta Chorrillos, en un bus con capacidad de 300 personas parando cada tantas cuadras. Eso es un disparate, porque no nos ayuda a desarrollarnos. Sin embargo ese tipo de bus, sí es complementario a un servicio de transporte de alta velocidad y alta capacidad, para suplir rutas alternas.

La mejor solución para una ciudad como Lima, es obvio que es el tren subterráneo, porque la topografía del terreno lo facilita, debido a que la ciudad es plana y amplia. Por tanto, no hay muchos problemas serios de ingeniería que deban resolverse. Pero como es muy costoso, no es factible y no quisiera pensar en la cantidad de restos arqueológicos que se encontrarían y que suspenderían la construcción hasta que se cumplieran los consabidos estudios arqueológicos. No creo que sea necesario mencionar, por ejemplo, la prolongación de la avenida Javier Prado que tiene inutilizado uno de los estadios más modernos del mundo y que parece que a nadie le importa, amén de la ampliación de una de las vías más importantes de nuestra ciudad.

Para evitar los problemas mencionados, de costo y dificultades de construcción, la solución que queda es la del tren elevado. Ese tipo de construcción es más económica y más fácil de ejecutar, tanto es así que la construcción de las partes prefabricadas se lleva a cabo fuera de las calles y sólo se interrumpe el tránsito por tiempos cortos para ensamblarlas en el sitio durante la noche. Pero lo que es más importante, es que no es necesario romper las calles y sacar miles de toneladas de tierra como ocurre con la construcción de un tren subterráneo, ni es necesario interrumpir servicios de agua, teléfono o electricidad, salvo en casos puntuales.

La pregunta es ¿por qué no es posible que en nuestro país se haga un concurso público internacional para que se puedan otorgar concesiones de construcción y operación a 20 ó 30 años a aquellas empresas especializadas que existen en Inglaterra, Italia, Francia o Alemania? ¿Es que a esas empresas no les interesa ese tipo de inversión en una ciudad de más de 8 millones de habitantes? ¿O es que hay oscuros intereses que impiden que eso se pueda hacer? ¿Quiénes se benefician con el caos de nuestro transporte?

Nuestro país, apenas importa 1/3 del petróleo que necesita y con el gas de Camisea dejará de ser dependiente de esas importaciones. ¿Quién se beneficia con la importación de petróleo y el alza de los precios de todos los combustibles alegando que el precio internacional sube? Si en Venezuela se exporta el petróleo a precios internacionales y los combustibles en el mercado nacional en ese país se venden a precios regalados, ¿por que en nuestro país suben los precios de los combustibles como si importáramos el 100% del petróleo que consumimos? Es evidente que hay oscuros intereses detrás del problema de la energía en nuestro país. En vez de pensar en exportar el gas de Camisea deberían nuestros genios políticos pensar en invertirlo en infraestructura, cuando menos construir un tren de norte a sur y ampliar la red de ferrocarriles al interior mejorando la vialidad con nuevas y amplias autopistas, porque no sólo se necesitan trenes, sino también un transporte automotor moderno y renovado.

El último país en Sudamérica que construyó su tren subterráneo fue Venezuela con el Metro de Caracas. Pues bien, la construcción duró varios años y la gente sufrió pacientemente el caos vehicular en una ciudad cuya superficie es de menos de 1/3 la extensión de la de Lima y con apenas unos 3 millones de habitantes, pero saturada de vehículos. El transporte en esa cuidad era igual o peor que el de Lima en esa época, por tanto, dos años antes de inaugurar el servicio del metro subterráneo, hicieron una campaña de educación para enseñar a la gente a comportarse y cuidar esa obra. En Lima, dicen que la Municipalidad está trabajando en solucionar el problema con buses, pero no veo que haya una campaña educativa en ese sentido.

Cuando en Venezuela comenzaron construir el Metro, empezaron un programa de preparación de personal, no sólo para el servicio de trenes sino para el servicio del Metrobus que era complementario, como debe ser. El requisito era, que los postulantes tuvieran educación secundaria. ¡Horror! ¡Y que va a pasar con los choferes que manejan los colectivos y destartalados buses! ¡Eso va a traer problemas con los gremios de transporte! No pasó nada. Los viejos transportistas se fueron a cubrir otras rutas y se descongestionó en algo la ciudad. Como consecuencia, el personal que maneja los buses que pertenecen al servicio del Metro de Caracas son personas educadas, entrenadas para prestar un servicio público con un mínimo de calidad. Como efecto colateral, los viejos transportistas del servicio de buses y micros, en cierto modo se civilizaron al ver que la gente prefería el Metro.

¿Fue el metro de Caracas la panacea que resolvió el transito en esa ciudad? No, no lo fue, porque la capacidad del tren subterráneo resultó subdimensionada, cosa que no es de extrañar porque así somos los latinos, expertos en las soluciones a medias. Pero sí resolvió en parte el problema del transito y mejoró la rapidez para trasladarse de un lugar a otro. Si en Venezuela, algún político trasnochado hubiera impuesto la idea de un bus de 300 pasajeros, actualmente el caos sería de tal magnitud que sólo podría realizarse una diligencia al día en vez de dos, una en la mañana y otra en la tarde, que es el máximo que pueden hacerse en esa ciudad porque el tiempo no te permite más.

En conclusión, primero, la mejor solución para Lima es un tren eléctrico elevado y no un bus de alta capacidad. Segundo, para las rutas alternas, el bus de 300 ó 150 pasajeros es imperioso, además de otros de menor capacidad, complementario al anterior. Tercero, sin una educación tanto de los choferes como del usuario, ningún sistema de transporte es suficientemente bueno.

Archivado en: General


El problema más grave de la ciudad de Lima y de las demás ciudades importantes del Perú es, a la luz de la evidencia, el transporte público. Un servicio de transporte informal avalado por las autoridades, que por oscuros intereses lucen impotentes para resolver el problema. Si bien esta calamidad no se puede decir que haya sido promovida por los gobiernos, sí han sido los gobiernos los que han permitido que el transporte público, sea lo que es hoy.

carcocha
Una ciudad con más de 8 millones de habitantes…

Sólo viendo lo que pasa en las calles, es fácil deducir que nuestro transporte urbano ha sufrido la importación de los vicios del transporte interprovincial o mejor quizás, el transporte rural, que se ha venido a enquistar en Lima. Los vehículos destartalados, antihigiénicos, con música a todo volumen, los voceadores, que más son arreadores de pasajeros, su vestimenta y la de los choferes, el maltrato a los pasajeros y demás características, son una importación de usus y costumbres del transporte rural. Si, acaso hay una pequeña diferencia, es que aún las combis y micros no transportan pasajeros con gallinas, patos y carneros, pero aparte de eso, sí están omnipresentes, los vendedores de golosinas, los vendedores de baratijas, cantantes, payasos, contadores de chistes, incapacitados mendigando la ayuda que el estado no les da, pordioseros; gente de mal vivir, esperando una oportunidad, en fin, toda una plétora de personajes a cada quien más desagradable. Otra cosa que no ha sido transplantada aún, son los camiones para transportar personas. Ni más ni menos, salvo las diferencias anotadas, son los ingredientes del transporte público limeño importado de las zonas rurales del país.

La importación de costumbres, o más bien, la exportación del transporte público de los pueblos de las provincias, hacia la ciudad de Lima, con la gente que lo hace funcionar incluida, es el primer mal de nuestra ciudad. Esa emigración campesina que fue causada por el terrorismo, y que ahora promovida por el gobierno con el programa Mi Vivienda, trajo a Lima sus costumbres, para convertirse en un problema sin aparente solución. Combis, micros, taxi-cholos y buses en carrocería de camión, afean la ciudad, que luce cual mercado persa, para provecho de quienes obtienen beneficios con las autorizaciones para su funcionamiento.

Bus
… Puede tener algo como esto…

Aparte de que las rutas del transporte público están claramente marcadas en los frentes y los lados de los vehículos, los cobradores-voceadores-arreadores sacan cartelitos y además le gritan a todo el mundo lo que el cartelito dice. Pero entonces, ¿por qué escribir las rutas alrededor del vehículo, y gritar a voz en cuello lo que el cartelito dice? ¿Es acaso Lima un mercado de persas ciegos, sordos y analfabetos? Porque de lo contrario, todo eso no tiene explicación y escapa a todo razonamiento.

Que eso pase en un pueblo perdido de la sierra, es comprensible, pero que suceda en una capital de departamento o la misma capital del país es inadmisible. Es cierto que desde mediados del siglo pasado, comenzaron a aparecer los colectivos, que en cierto modo también eran una informalidad, comparada con la formalidad de los ómnibus que cubrían las rutas urbanas, Cocharcas-Jesús María, Plaza México-Cinco Esquinas, Lima-Callao, etc. etc. Y el tranvía! Al genio que se le ocurrió eliminar el tranvía, cosa que tenía sentido por su poca capacidad y su lentitud, y a los defensores de esa idea, no se les ocurrió primero en la manera de reemplazarlos por un servicio rápido de transporte masivo. Demasiado pedir para el cerebro de nuestros trasnochados políticos. Luis Bedoya Reyes, que fue alcalde de Lima dos veces, trajo unos buses, pero no fueron suficientes, ni tuvieron presupuesto para mantenerlos en buen estado. Fue sólo un “curita” para un cáncer en gestación.

Bus
… o como esto…

Pero el servicio de colectivos era en buena medida y aceptable, a pesar de que era también una competencia desleal con los servicios de ómnibus que existían. En muchas rutas, como Lima-Callao o Lima-Chorrillos, los colectivos prestaban un servicio rápido ante la inexistencia del mencionado transporte masivo de alta velocidad. Lo garve fue, que por causa de ese “remedio a medias”, comenzaron a desaparecer los paraderos y el respeto que tenían los ciudadanos por los paraderos. Primero fue la parada en la esquina y luego, donde sea, y el tránsito se complicó debido a los colectivos deteniéndose intempestivamente en cualquier parte y acelerando o disminuyendo la velocidad, dependiendo del número de pasajeros que transportaban.

Actualmente todo el servicio público es informal y vergonzoso, atenta contra el ornato de la ciudad y contra a salud de los ciudadanos. La apariencia, el trato, el vocabulario, las actitudes de los transportistas, sumado al aspecto y condiciones de los vehículos son totalmente inaceptables.

La informalidad del servicio público les permite, que quienes explotan esos servicios no paguen impuestos. Las municipalidades perciben ingresos provenientes de los tributos municipales recaudados por la emisión de los permisos para las líneas, pero no se sabe adonde van a parar esos ingresos. El conflicto entre dos municipalidades peleándose los tributos, causados por el otorgamiento de los permisos a las líneas de transporte es harto conocido, pero eso no ha beneficiado completamente a la ciudad, porque el número de vehículos es el mismo y el servicio que prestan sigue siendo igual de malo. Es decir, por lo que vemos a diario, hay indicios para pensar que a las municipalidades, no les conviene que las cosas cambien.

Subway
… incluso como esto…

Las tarifas no existen de hecho. No se sabe cuanto cuesta el pasaje, si S/.1.00 ó S/.1.20 ó S/.1,40. Existe una norma que establece el pasaje único, pero los transportistas simplemente la ignoran y cobran lo que les parece, y por qué no decirlo, lo que el público está dispuesto a pagar también. Cuando el viaje es “aquisito nomás” el precio es S/.0,50, pero si se pasa de ciertos límites, la tarifa sube a S/.1 ó más. Sin embargo, si el pasajero que va “aquisito nomás”, paga con una moneda de S/.2 ó S/.5, se fregó, porque el vuelto será 1 ó 4 soles, si no es menos. El abuso depende, del aspecto y condición del pasajero, pues si se le ve una persona indefensa o sobre todo, si es mujer y mayor de edad, le cobran cualquier cosa, pero si el pasajero es “caserito” ya hay un entendimiento de facto.

En el transporte público de Lima, no hay una administración cabal de los ingresos. No la puede haber, porque no existen los boletos, ni los inspectores, personal que hace 50 años sí existía y en la mayoría de las veces usaba cuello y corbata. Los cobradores-voceadores,arreadores de gente, en la actualidad, dan unos boletos cuando le viene en gana, pero de una manera que muestra la evidencia de que nadie les pide cuentas por los boletos vendidos. En todo ese tejemaneje informal, se presentan además unas situaciones que lindan con los actos delincuenciales. Por ejemplo, en la ruta La Molina-La Punta, hay líneas que no cubren toda esa extensa ruta, sino que van hasta El Callao. Algunas líneas, no están autorizadas a ingresar a La Punta, pero los facinerosos, vocean y sacan el cartelito de La Punta en la avenida Javier Prado y cuando el ingenuo pasajero, sube sin haber visto los letreros pintados al frente del vehículo (donde no aparece La Punta), entonces, se fastidió. Llegando a la Plaza Grau del Callao, el cobrador y el chofer, cualquier cosa inventan para abandonar a los pasajeros y dar media vuelta, después de haber cobrado la ruta completa. Este abuso se comete a lo largo de las rutas largas y no hay nadie que remedie eso, que es muy fácil de corregir. Sólo basta que la policía revise los carros y meta presos, a los delincuentes que cargan cartelitos con nombres de lugares a los cuales no están autorizados a recorrer, pues con eso se pueden cometer hasta delitos.

Monoriel
… porque sí se puede…

¿Quién protege al ciudadano, usuario de estos servicios? ¿Quién le paga el lavado de ropa y la asistencia médica? Porque viajar en micro, combi, bus o taxi, es un atentado contra la salud, de eso nadie puede tener duda. Los micros apestan a orines y tierra, están sucios en extremo, la contaminación sónica es espantosa, porque las carcochas hacen más ruido que el permitido por cualquier norma de transporte, las ventanas que muchas veces no se pueden abrir o cerrar, trepidan y ensordecen, amén del radio a todo volumen, los gritos del voceador y el maltrato causado por los asientos. A eso se suma los defectos en frenos, suspensión y amortiguación del vehículo que “normalmente” están en mal estado. Todas esas carcochas, tienen más asientos que los que pueden llevar y como consecuencia de ello, las piernas de cualquier persona adulta, no caben entre el propio asiento y el espaldar del de adelante. Muchas de esas carcochas viajan ladeadas o torcidas y por tanto los pasajeros sufren maltratos en la columna y cadera. No se puede omitir, la forma como manejan los choferes, por supuesto que eso es también un atentado contra la vida y la salud de las personas, porque la mayoría de ellos manejan sin consideración por los pasajeros, quienes tienen que hacer malabares, para evitar salir despedidos, como suele ocurrir, sin que nadie tenga derecho a quejarse. Todo esto forma parte de la seguridad ciudadana, pero Indeci, no se da por enterada. ¿Es que nadie ha visto nunca a un micro, combi, taxi o bus, con pasajeros dentro, parar en un grifo a cargar combustible? ¿A alguien le importa el peligro que corren los pasajeros en esa situación?

El estado de los asientos, de micros, combis, buses y taxis, merecen capítulo aparte. Quienes los han fabricado, no conocen el significado de la palabra ergonomía, aparte de que, por el deterioro, tienen huecos, protuberancias y rasgaduras que maltratan al pasajero. El ancho de los mismos, no tiene relación con ninguna norma, excepto la norma de que cuantos más pasajeros entren es mejor, pero no para el pasajero, por supuesto. La mayoría de las personas tienen que apretujarse en su puesto, sentarse de medio lado o usando una sola nalga, porque resulta imposible hacerlo con las dos. No puede ser, que los pasajeros tengan que sentarse en asientos adaptados en la parte delantera del vehículo, donde se inventan espacios para incluir hasta media docena o más de pasajeros enlatados al lado del chofer y encima del motor diesel. Es ridículo, que se haya exigido el uso de cinturón de seguridad para el asiento delantero derecho, cuando entre ese asiento, el del chofer y los que siguen, se instalan otros para cargar más pasajeros, violando así toda norma y sentido común, sobre la seguridad.

… es cuestión de gerencia, autoridad y honestidad…

Todo eso es informalidad y síntoma del peor de los subdesarrollos. Informalidad con la venia de los municipios, del Ministerio de Transportes y Comunicaciones y de la incapacidad policial, aunque no es culpa de los policías por supuesto. Debería ser obligatorio, que toda la plana mayor de las municipalidades y de los ministerios, incluyendo los alcaldes y ministros, viajen en servicios públicos. Como no se puede esperar que a las autoridades les importe mucho el ornato de la ciudad o el bienestar de la gente, el sufrir en carne propia las consecuencias del transporte público, podría servir, para que tomen las medidas que hace años deberían haberse tomado.

Los buenos ejemplos deben imitarse.

Archivado en: General


Como siempre suele suceder debido a esa bendita Ley de Murphy, que existe desde hace años, pero que por alguna razón, recién está de moda, el electrodoméstico que compramos comenzó fallar. Por supuesto que siempre la falla aparece intermitentemente, un mes sí y otro no, luego, una semana sí y otra no, hasta que la cosa se vuelve ínter diaria. Tres meses faltaban para cumplirse el año de garantía pero cuando el dichoso aparato se desenchufaba se arreglaba como por arte de magia y no volvía a fallar hasta un par de días o un par de semanas después. Llamada por teléfono al proveedor y por supuesto, el consabido, sólo hacemos servicio a domicilio de aparatos grandes que no se puedan mover, como refrigeradoras, cocinas, lavadoras, jardines y monumentos históricos. Se trataba de un horno de microondas y no de los chiquitos precisamente.

Pues bien, si hubiera desenchufado el aparato y llevado a la tienda, seguro que en ese momento funcionaba perfectamente.

Dos semanas, cuatro semanas, dos meses, y ya estábamos con la línea de meta a la vista. Afortunadamente, faltando 15 días para que la garantía caducara, el dichoso microondas falló definitivamente. ¡Kaput! No funcionó más y falló también la Ley de Murphy, pues no hubo forma alguna de que se compusiera. Era el momento de agarrar al susodicho y llevarlo a la tienda.

No siempre este es el caso, generalmente se trata de defectos menores y fallas en un servicio como de lavandería por ejemplo o la reparación de un carro, moto o bicicleta, pero en cualquier caso hay que reclamar y hacerlo bien para evitar ser burlados.

Lo que debes hacer cuando tienes que reclamar por la falla de un bien o servicio adquirido, es escribir una carta explicando el problema, cuándo ocurrió, cómo ocurrió, cuáles eran los síntomas y cualquier dato que pueda servir para diagnosticar el desperfecto. Sin olvidar la factura acude donde el vendedor y conversa con él.

Si se trata de un reclamo por un mal servicio, trata de llegar a un acuerdo razonable. Si tu reclamo es por un aparato defectuoso, lo normal es que sea reparado, pero como estamos en el mundo del desechable globalizado, si no tiene reparación, debe ser cambiado por uno nuevo, igual o similar. Sin embargo, el cambio debe ser a tu entera satisfacción. Si te ofrecen un aparato nuevo, tienes que estar atento a las condiciones del cambio y asegurarte que no te cobren una diferencia de precio, porque eso no es justo.

Las grandes tiendas y almacenes, suelen hacer ofertas con precios increíbles, pero con productos de muy mala calidad y cuando el producto deja de funcionar y reclamas, te dicen que no hay problema, te hacen una nota de débito y te invitan a escoger otro producto. La mayoría de las veces tienes que escoger uno más caro, porque del mismo precio o menor no los hay o no los quieres para evitar otro fiasco y pagas la diferencia. Quedas contento por haber sido atendido con tanta cordialidad, pero pagaste un precio, que desde un comienzo estaba fuera de tu presupuesto. “Técnicas de marketing” dirán los comerciantes, pero técnicas de engaño es el mejor calificativo.

En el caso de que se trate de un servicio o de un producto agotado, que no puede ser reemplazado, debes tratar de encontrar una solución, pero que no vulnere tus derechos, ni que acorrale al vendedor para no forzar una situación de enfrentamiento. Si con buenas maneras la conversación resulta infructuosa, tienes el derecho de acudir a la Oficina de Servicio al Consumidor y Atención de Reclamos (Osear) de Indecopi, donde todo el trámite es gratuito.

Osear, buscará de conciliar un acuerdo entre las partes, tú y el proveedor, para que pongan fin al conflicto de la manera más rápida y menos costosa. Si no logras una solución aceptable, con la intervención de Osear, podrás presentar una denuncia ante la Comisión de Protección al Consumidor, para que determine la responsabilidad del proveedor y, de ser el caso, imponga las sanciones y medidas correctivas correspondientes.

Para abrir el expediente debes abonar 32 soles. Las sanciones pueden ir desde una amonestación, hasta una multa de hasta 100 Unidades Impositivas Tributarias (S/.320 mil). Siempre conserva copia de todos los documentos que hayas presentado para resolver el caso.


INDECOPY


Archivado en: Servicios


Reporte de averías y Reclamos ante las empresas
operadoras de servicios de telecomunicaciones

Las personas naturales y jurídicas que hacen uso de servicios de telecomunicaciones tienen el derecho de hacer reclamos ante las empresas operadoras de esos servicios, cuando consideren que se han cometido irregularidades en el cobro de los mismos, cuando no se cumple con el traslado solicitado del servicio, cuando el servicio haya sido cortado injustificadamente, cuando la calidad del servicio es inadecuada o cuando sea cuestionable la idoneidad de la información recibida.

Es de particular interés para el usuario, saber que la empresa prestadora de servicios de telecomunicaciones está en la obligación de atender reclamos cuando se presentan problemas derivados del inadecuado funcionamiento de la red, que causan comunicación imperceptible, con ruido, interferencia en la línea, imposibilidad de hacerse escuchar, cuando el servicio es intermitente o cuando hay problemas derivados de la prestación misma del servicio. También es obligación de la empresa el informar verazmente sobre el servicio en general, en especial el estado del servicio y también sobre el estado de los reportes que el usuario hubiera formulado.

Importante

Utilice los formatos de reclamo que tiene OSIPTEL bajándolos en los enlaces indicados al final de esta página, pero tenga en cuenta que primero hay que reportar el problema y sólo es aplicable presentar el reclamo cuando el problema reportado no es resuelto por la empresa operadora atu entera satisfacción.

Si el Reporte o el Reclamo es interpuesto por un representante, debes otorgarle una carta poder simple, que lo acredite como tal.

Al reportar el problema, la empresa operadora debe suministrar un número de Reporte de Avería. Este número es importante para efectuar cualquier reclamo posterior.

Reclamos por Facturación o Cobro

Según el procedimiento de atención a reclamos por facturación de servicios de telecomunicaciones de OSIPTEL, para hacer reclamos por ese concepto, como usuario debes tener en cuenta lo siguiente:

NOTA: Los plazos resolutivos en días incluyen los días empleados para las notificaciones.

1. Cuentas con 2 meses para reclamar, después de la fecha de vencimiento del recibo.
2. La empresa tiene 40 días útiles para emitir una respuesta.
3. Si no estás conforme con la resolución de la empresa operadora, tienes 15 días útiles para presentar tu apelación.
4. La empresa operadora tiene 10 días útiles para elevar tu caso al Tribunal Administrativo de Solución de Reclamos de Usuarios (TRASU).
5. El TRASU tiene 40 días para emitir una resolución final.

Reclamos sobre la calidad del servicio

1. La empresa operadora está en la obligación de solucionar el problema en 4 días calendario, es decir incluyendo sábados, domingos y feriados, después que hayas reportado el problema.
2. La empresa está en la obligación de emitir una respuesta en un plazo de 13 días útiles.
3. Si no estás conforme con la resolución de la empresa operadora, cuentas con 15 días para apelar.
4. Después de tu apelación, la empresa debe elevar tu reclamo al Tribunal Administrativo de Solución de Reclamos de Usuarios (TRASU), en 10 días útiles.
5. El TRASU tiene 40 días para emitir una resolución final.

Reclamos por instalación o activación, suspensión o corte,
traslado y otras materias de reclamo que señale OSIPTEL.

1. Después de iniciado el problema, puedes presentar el reclamo en tanto no se resuelva.
2. La empresa está en la obligación de emitir una respuesta en un plazo de 40 días útiles.
3. Si no estás conforme con la resolución de la empresa operadora, cuentas con 15 días para apelar.
4. Después de tu apelación, la empresa debe elevar tu reclamo al Tribunal Administrativo de Solución de Reclamos de Usuarios (TRASU) en un lapso de 10 días.
5. El TRASU tiene 40 días para emitir una resolución final.

Formatos de reclamo
Osiptel

Archivado en: Servicios


De conformidad con el Título I, artículo 1.9 de los Procedimientos Administrativos del Organismo Supervisor de la Inversión en Energía (OSINERG), las personas naturales y jurídicas que pagan servicios de electricidad pueden hacer reclamos ante las empresas prestadoras de esos servicios, cuando consideren que les están haciendo cobros indebidos, cuando no se haga efectivo un reembolso legítimo, cuando la calidad del servicio es inadecuada, cuando un reporte de avería no sea atendido a satsifacción o por cualquier otra razón que lo justifique.

Los reclamos puedes hacerlos por escrito, por teléfono o personalmente, sin que sea necesaria la intervención de un abogado, pero en caso de hacerlo así, el primer escrito que presente al procedimiento, podrá otorgarle las facultades generales de representación necesarias.

Si el reclamo lo hace una persona natural con caracter de representante, debe llevar una carta poder simple que lo acredite como tal, pero esta persona no podrá pactar transacciones de dinero o renuncia de derechos a menos que tenga un poder específico notariado.

Todo reclamo debe ser registrado por el concesionario con un número que permita su seguimiento y por tanto, desde el primer momento en que se hace la gestión, exige que tal número sea asignado. También debes exigir que todos y cada uno de los temas que son motivo de tu reclamo sean debidamente consignados por el concesionario. Anota el número de registro, fecha, hora y nombre del funcionario que recibió el reclamo por teléfono. Si el reclamo los has hecho personalmente, exige una copia del formato donde ha quedado consignado el reclamo.

Si el reclamo lo haces por escrito, describe claramente el motivo e incluye todos los detalles del mismo. Lleva un original y una copia y exige que te la firmen y sellen como constancia de recepción o cargo. Todo documento adicional que incluyas en el reclamo, debe ir acompañado de una copia que debe ser sellada y fechada como constancia de su entrega. No permitas que te reciban cualquier documento sin darte un cargo firmado.

De acuerdo con los Procedimientos Administrativos de OSINERG, los concesionarios están obligados a atender los reclamos con celeridad, simplicidad, eficacia, transparencia, no discriminación, responsabilidad, gratuidad y equidad. Ten en cuenta que el concesionario tiene el derecho de pedir que un reclamo verbal, deba ser hecho por escrito, pero en cualquier caso está obligado a abrir un expediente numerado al cual tienes el derecho a acceder en cualquier momento. Sólo si el reclamo es resuelto en un plazo de tres días hábiles, después de haberse formulado y si estás de acuerdo con la solución que el concesionario te ha dado, no será necesario formar el expediente.

Si el reclamo no es resuelto a satisfacción por el concesionario tienes el derecho de elevarlo a la consideración del OSINERG. En este caso, es necesario que leas bien las normas que regulan el procedimiento administrativo de reclamaciones de usuarios del servicio público de electricidad, antes de elevar tu reclamo a esa instancia.

De igual forma, si todavía no has hecho el reclamo, es conveniente que leas la amplia información que sobre el tema de reclamos hay en el sitio de OSINERG.


OSINERG

OSINERG:
Orientación al usuario

OSINERG:
Procedimientos administrativos


Archivado en: Servicios


Gobierno del Perú

Trámites en general ante organismos del gobierno

ASPEC:
Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios (entidad privada)

INDECI:
Instituto Nacional de Defensa Civil

CONAM:
Consejo Nacional del Ambiente

OSINERG:
Organismo Supervisor de la Inversión en Energía

SEDAPAL:
Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima

SUNAT:
Superintendencia Nacional de Administración Tributaria

SUNARP:
Superintendencia Nacional de los Registros Públicos

ZOFRATACNA:
Zona Franca y Zona Comercial de Tacna

OSIPTEL:
Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones

OMBUDSMAN:
Defensoría del Pueblo

INDECOPI:
Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección a la Propiedad Intelectual

Congreso de la República

Biblioteca Nacional del Perú

Banco Central de Reserva del Perú

Identificación de billetes falsos

Archivado en: Orientación


pesas y medidas



Borrar las cifras

 

Medida con Gotero
20 gotas = 1 ml = 1 cm3
ATENCIÓN
Hay goteros que producen 1ml con 15 gotas y otros con 20 ó 30. 
Es importante usar el gotero que se suministra con las medicinas. 
Si se compra un gotero, hay que preguntar cuántas gotas hacen 1 ml.

Peso
1 Taza = 250 Grm = 1/4 kg
3 cucharaditas = 1 cucharada
16 cucharadas = 1 taza
1 libra = 469 grm
1 onza = 16 grm

Azúcar
1 cucharadita a ras = 5grm
1 cucharadita colmada = 10 grm
1 cucharada a ras = 15 grm
1  cucharada llena = 25 grm
1 cucharada colmada = 30 grm
1  taza = 250 grm

Harina
1 cucharadita a ras = 3 grm
1 cucharadita colmada = 10 grm
1  cucharada llena = 18grm
1  taza = 130 grm

Chuño
1 cucharadita a ras = 8grm
1  taza = 120 grm

Archivado en: Hogar



Escribe el valor que quieres convertir, en el espacio correspondiente, presiona Enter o haz click con el mouse en cualquier lugar de la página para ver los resultados.

Métrico
Metro cúbico (m3)
Hectolitro (hl)
Decalitro (dl)
Litro (l)
Millilitro (ml)
Centímetro cúbico (cm3)
Milímetro cúbico (mm3)
Medidas líquidas de EEUU
Acre foot
Yarda Cúbica (cu yd)
Barril líquido
Barril Petróleo
Pie Cúbico (cu ft)
Galón (gal)
Cuarto Gl (qt)
Pinta (pt)
Gill (gi)
Onza Líquida (fl oz)
Pulgada cúbica (cu in)
Fluid dram (fl dr)
Minim (min)
Medidas secas de EEUU
Yarda Cúbica (cu yd)
Barril
Bushel (bu)
Pie Cúbico (cu ft)
Peck (pk)
Galón (gal)
Cuarto Gl (qt)
Pinta (pt)
Gill (gi)
Onz Seca (dr oz)
Pulgda Cúbica (cu in)
Dry dram (dr dr)
Minim (min)

Archivado en: Personal


El índice de tu masa corporal (IMC) mide la relación que hay entre tu peso y tu estatura.

Las personas que tienen un IMC entre 19 y 22, tienen un peso adecuado a su estatura y viven más tiempo. Es mayor el promedio de muertes entre las personas que tienen un IMC igual a 25 ó mayor. Por tanto es mejor mantener el IMC por debajo de 25.

Para calcular tu IMC, ingresa tu estatura en metros y tu peso en kilos (usa punto decimal) en los casilleros de abajo y haz click en “Calcular”.

Nota : Tu navegador deber soportar Javascript, o esto no funcionará.

Ingresa tu estatura en metros (ejemplo, 1.82):
Ingresa tu peso en kilogramos (ejemplo, 70.5):
Presiona aquí:
Tu IMC:


Archivado en: Personal


Los Comentarios en esta entrada están cerrados