La anchoveta

11/03/2007

en Industria

La Anchoveta Peruana (Engraulis Ringens, o según la FAO, Peruvian anchovy, Taxonomic Code: 1210600208) es una especie pelágica que vive en cardúmenes en áreas que pueden estar entre 36 Km. y 180 Km. de distancia de nuestras costas y se alimenta de zooplankton. Es una especie de aguas superficiales frías, es decir no se las encuentra pegada a las costas, menos en las playas, ni tampoco en aguas profundas.

Anchoveta Peruana

Los cardúmenes de anchovetas se desplazan en aguas superficiales de hasta 50 metros de profundidad en el día y suben en la noche. Se las encuentra entre los 03°30′ Sur y los 37°00 Sur. En este espacio hay dos grandes zonas donde se encuentran anchovetas, la franja norte-centro del Perú que es la más importante y la franja del sur del Perú-norte de Chile que es menos poblada. Las aguas en las que vive la anchoveta debe tener entre 15 y 21 grados de temperatura y la salinidad debe encontrarse entre los 34,5 y 35,1 UPS. Es decir para que la anchoveta viva y se reproduzca normalmente, debe tener a su disposición alimento, aguas con temperatura adecuada y salinidad moderada a la profundidad normal para ellas. Cuando las aguas superficiales se calientan, las anchovetas se profundizan hasta cierto límite, porque con la profundidad la salinidad aumenta y también escasea el plankton. Por esa razón, si ocurre algún cambio climático, los cardúmenes se desplazan buscando el hábitat adecuado. Si como ocurrió en 1971, el Fenómeno del Niño es severo recalentando las aguas de nuestro litoral, los cardúmenes bajan y se alejan, pero como consecuencia de ese desplazamiento, la población disminuye debido a que en ningún otro lugar van a encontrar las condiciones ideales para vivir y reproducirse.

Las anchovetas se alimentan del abundante plankton existente en nuestra costa, que es producto de la Corriente Peruana, como no existe ni en abundancia ni calidad en ninguna otra parte del mundo. Durante la primavera y el verano normales, la anchoveta se encuentra dentro de una franja costera hasta las 20-30 millas (36-54 Km.) de la costa; en el otoño e invierno llega a desplazarse hasta las 80 millas (144 Km.), y en algunas ocasiones, más allá de las 100 millas (180 Km.) de la costa.

La anchoveta se reproduce todo el año, pero especialmente entre julio y setiembre y en menor proporción durante los meses de febrero y marzo. A los seis meses alcanza el tamaño de 8 cm., 10,5 cm. al año de edad y 12 cm. al año y medio. Vive unos 3 años alcanzando unos 20 cm. de longitud.

Dentro de la cadena alimenticia, la anchoveta se alimenta exclusivamente de plankton pero sirve de alimento a peces mayores pelágicos como el bonito, pingüinos, lobos marinos, aves marinas etc. Pero todos los peces mayores no comen anchoveta como los conocidos pescados de peña, el loro, pintadilla, el tramboyo, la chita, el chino o el cherlo.

En 1971 nuestro país alcanzó el record de pesca mundial con la captura de 13.059.900 de toneladas de anchoveta, pero a partir de ese año la producción declinó debido, tanto al exceso de pesca como al Fenómeno del Niño que en el año 1971 fue el más severo del siglo. La declinación de la pesca, por el mal manejo político de las vedas y la consiguiente sobrepesca, causó grandes pérdidas a la industria y el gobierno de Velasco Alvarado le dio el golpe de gracia estatizando la industria. A partir de entonces declinó la industria pesquera, la anchoveta se hizo escasa dando paso a otras especies pelágicas como la Sardina (Sardinops sagax sagax) el jurel (Trachurus picturatus) y la Caballa (Scomber japonicus). En la década de los 80 la población de anchoveta se recuperó, pero la pujante industria pesquera peruana no se recuperó más, siendo lo que es hoy, importante en el mundo, pero que no se compara en nada, a lo que fue en la década de los años 60.

Desde los años 60, la anchoveta se ha utilizado únicamente como materia prima para la fabricación de harina, pero antes fue consumida como alimento fresco. En los barrios de Lima hasta fines de los años 50 solían aparecer todos los días los vendedores de pescado ofreciendo unos, “¡Choros, lornas, hueveeeeras…!” o “¡Lisa, cojinova, coorviiina!” y otros exclusivamente voceaban “¡Anchoveeetaaa!”. La gente pues, comía anchoveta por su bajo precio y gran contenido proteínico. El contenido de grasas y proteínas de la anchoveta no se compara con el de muchos alimentos que la gente consume por mera costumbre. En su descargo se puede decir que el fuerte sabor y el color de la carne de la anchoveta hacen que las personas no la prefieran frente a otros pescados más magros y de carnes blancas. Lo que terminó con el consumo humano de la anchoveta, no fue la industria de la harina de pescado, al menos no directamente. Lo que ocurrió es que las principales ciudades de la costa del Perú fueron cubiertas con una nube de humo procedente de las fábricas de harina, que dejaban un omnipresente olor nauseabundo y eso terminó por hacer que la anchoveta se convirtiera en un producto casi repulsivo.

Haciendo una comparación, lo contrario ocurrió con.la pota antes de los años 70. Nunca la pota fue un producto presente en al mesa. al menos en Lima. Normalmente los pescadores la regresaban al mar cuando caía en las redes, porque nadie la quería. Durante el gobierno de Velasco, para paliar los problemas alimenticios ocasionados por El Niño, practicamente comenzaron a regalar la pota en las barriadas. ¡Hoy se vende en los supermercados!

La harina de anchoveta, como alimento humano, tiene un gran rival en la harina de soya, porque la de anchoveta tiene un sabor y olor muy fuerte y además contiene algunos elementos que son alérgenos. Sin embargo para otros usos, como la alimentación animal, no tiene rival.

Como producto de exportación para consumo humano, en los años 60 y 70 la anchoveta peruana no podía competir con la europea debido a que nuestra anchoveta les parecía “muy fuerte”. La anchoa o boquerón europeo es un pescado magro comparado con nuestra anchoveta. Sin embargo comparativamente la anchoveta peruana contiene más nutrientes y grasas no saturadas o “grasas buenas” como el Omega-3 y el Omega-6, que las otras especies similares, razón más que suficiente para consumirla. Como en la actualidad hay escasez de anchoas en Europa puede ser una ventaja que hay que aprovechar. Actualmente hay una campaña para que la anchoveta regrese a nuestras mesas, como alimento fresco o enlatado, lo que está muy bien, pero esperemos que no sea sólo un motivo para que nuestros políticos trasnochados se saquen la foto, cosa que no sería raro, conociéndolos, como los conocemos.


Instituto del Mar del Perú – Anchoveta”

Fao – Species Fact Sheet


Tema anterior:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Comentar

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*